Carboxiterapia

carboxiterapia.jpg

La carboxiterapia es un tratamiento estético no quirúrgico que favorece la oxigenación de las células corporales mediante la infiltración de CO2 (dióxido de carbono).

 

Este gas, que nuestro cuerpo expulsa de manera natural a través de la respiración, ayuda a que el organismo segregue serotonina, histaminas y catecolamina, neurotransmisores que mejorarán la circulación sanguínea al conseguir que los tejidos subcutáneos se relajen y se produzca una dilatación vascular.

Los efectos de la carboxiterapia se pueden aplicar, entre otras, en el tratamiento de:

  • La celulitis

  • Grasa localizada

  • Estrías

  • Arrugas faciales

  • Flacidez de la piel de la cara

  • Blanqueamiento de ojeras