Cavitación

La cavitación es una técnica no quirúrgica para eliminar la grasa localizada mediante el uso de ultrasonidos de baja frecuencia. 

 

Su principal ventaja es que ofrece la posibilidad de conseguir los mismos resultados que una liposucción, pero sin la necesidad de una intervención quirúrgica, por eso cada vez más personas prefieren la cavitación como alternativa indolora, sin anestesia y muy efectiva, y sin dejar ningún tipo de señal o cicatriz en la piel.

Los ultrasonidos de la cavitación generan pequeñas burbujas en las células de grasa que implosionan, provocando la rotura de estas células que se convierten en líquido. Por último, este líquido es expulsado mediante la orina y el sistema linfático.

Los resultados son visibles desde las primeras sesiones, pudiendo llegar a perder hasta 12 centímetros de contorno corporal